Deep Soil Mixing

El Deep Soil Mixing o mezcla profunda de suelos es una técnica de mejora y refuerzo de suelos blandos y/o flojos, mediante su estabilización a grandes profundidades con un material aglomerante, obteniéndose finalmente una serie de columnas de material mejorado tipo suelo-cemento.

El método consiste en mezclar el suelo in situ de forma mecánica con un aglomerante que facilita una reacción química con el terreno y el agua. El terreno así estabilizado posee mayor resistencia, menor permeabilidad y menor compresibilidad que el terreno original. Los aglomerantes más utilizados son: cemento, cal y  bentonita.

La incorporación de los aglomerantes al terreno puede llevarse a cabo en forma de lechada (Método húmedoo mediante aire comprimido (Método seco). Para  cada caso es necesaria la utilización de una herramienta especial que permita la ejecución de la mezcla en profundidad.

El diámetro de la columna de suelo estabilizado resultante es constante en toda la profundidad de tratamiento y depende de la capacidad de la herramienta y del método que se utilice (húmedo o seco).

La ejecución se realiza mediante una mezcladora giratoria que perfora el terreno a rotación hasta alcanzar la profundidad de diseño, a partir de la cual empieza el proceso de inyección del aglomerante a través de la propia perforadora mientras simultáneamente se extrae el varillaje a velocidad controlada.

La capacidad de los suelos para ser mezclados con el material aglomerante inyectado varía ampliamente dependiendo de su granulometría, resistencia, contenido de agua, plasticidad, estratigrafía, textura, etc.

Deep Soil Mixing es una técnica limpia, que apenas produce vibraciones y ruidos, y en la que se emplean materiales fácilmente disponibles. Además, durante el proceso de ejecución se produce un mínimo nivel de residuos o materiales sobrantes.

Entre las aplicaciones y objetivos de mejora más habituales del Deep Soil Mixing pueden citarse los siguientes:

  • Reducir los asientos
  • Mejorar la capacidad portante y la resistencia al corte
  • Estabilizar y homogeneizar el terreno
  • Tratamiento del terreno contaminado
  • Crear barreras geo-hidrológicas
  • Reducir la carga activa de los muros de contención
  • Prevenir o mitigar el riesgo de licuación
  • Aumentar la carga pasiva para los muros de pilotes
  • Aumentar la estabilidad de taludes
  • Reducir el tiempo de consolidación
  • En general, permitir la cimentación de todo tipo de estructuras: edificaciones, tanques, terraplenes, obras portuarias y marítimas, etc

”Tratamiento