Soil Nailing

El Soil Nailing es una técnica de contención y refuerzo de suelo, que puede ser diseñado tanto para trabajos permanentes como para trabajos provisionales.  Se realiza a medida que se avanza en la excavación necesaria, de arriba abajo.

El primer paso es la perforación de orificios en los que se colocarán posteriormente los bulones pasivos, normalmente subhorizontales, que trabajarán bajo esfuerzos de tracción por adherencia. Un bulón es un anclaje pasivo, ejecutado mediante la perforación en el suelo, introducción de una barra de acero dentro de la misma e inyectando con lechada de cemento el espacio anular entre ambos.

El bulón es fijado al hormigón armado mediante su cabeza, que se trata de la pieza constituida por una placa de reparto de acero que se apoya en el hormigón y una tuerca de tesado que transmite la carga del hormigón a la barra de acero. Posteriormente, se ejecuta un paramento vertical que impida la caída de tierra entre los puntos donde se sitúan las inclusiones.

El hormigón proyectado tiene la misión de proteger al mallazo frente a la corrosión y ayudar en el reparto de cargas. Esto consiste en una piel de hormigón proyectado (gunita), que suele reforzarse mediante un mallazo metálico que repartirá las cargas de forma uniforme en toda la superficie. El conjunto mallazo hormigón proyectado, aunque recoge la carga del talud, carece de estabilidad por sí mismo, que la razón por la cual se ejecutan los bulones, que transfieren la carga del mallazo al terreno.

La profundidad del bulón debe ser suficiente para transmitir la carga a un estrato competente. La instalación de mallas de protección del talud sirve para aminorar y disminuir el tamaño del material de arrastre  y controlar la erosión superficial.

El restringido tamaño del equipo utilizado, facilita los trabajos en zonas de accesos difíciles. Incluso es posible la ejecución de trabajos en laderas o muros de contención existentes, realizando dichos trabajos desde plataformas de trabajo suspendidas por una grúa.

En esta técnica se presta especialmente atención al drenaje, tanto superficial (en cuneta de coronación y talud) como al profundo (mediante drenes californianos).

El uso de esta técnica mejora los plazos de ejecución respecto a la ejecución con otras técnicas tradicionales, además, la solución final representa una estructura más flexible, con capacidad de soportar mayores movimientos diferenciales del terreno en todas las direcciones. Es muy usado en áreas urbanas, pues se evitan las interferencias con las estructuras adyacentes.

  • Estructuras de retención (cortes verticales o casi verticales, emboquilles de túneles, estribos o confinamientos de túneles)
  • Reparación y construcción de estructuras existentes (muros de mampostería, muros anclados, muros de tierra armada)
  • Estabilización de taludes (cosido de macizos rocosos, estabilización de suelos inestables
  • suelos de grano fino de alta consistencia
  • suelos granulares densos, roca meteorizada sin planos de debilidad
  • suelos glaciares

Nuestros Trabajos / Soil Nailing