Drenaje

El drenaje de la cimentación se logra perforando una serie de taladros. Generalmente,los taladros forman un plano por detrás de la cortina de impermeabilización. Su ubicación facilita un escape al agua reduciendo la subpresión.

El agua aflora por la cabeza de los drenes y se reencamina, a través de canaletas u otros medios, a un punto de concentración. Desde ese punto de concentración se bombea el agua al exterior o se descarga directamente al lugar previsto. La cabeza de los drenes se equipa con un cabezal en superficie que facilita la medición del aforo.

Aunque generalmente el drenaje se realiza en el cimiento, también puede ejecutarse en el cuerpo de presa o en los estribos y laderas si se observan humedades o afloramientos.

Piezometría

Un piezómetro es un instrumento que facilita la medida de la subpresión en el cimiento de la presa.  El piezómetro se instala por medio de una perforación, bien en profundidad o en cabeza.  El piezómetro puede adoptar varias configuraciones: manómetro de lectura directa, transductor de cuerda vibrante, etc.

Las perforaciones para el drenaje y piezometría tienen un diámetro entre 3 y 4 pulgadas, pudiéndose realizar con extracción de testigo o a destroza, bien desde el interior (galería) o desde el exterior (coronación, estribos, laderas, etc.).

Es habitual complementar los drenes perforados en el terreno con ensayos de permeabilidad tipo “Lugeon”.  Los ensayos, consisten en inyectar agua a presión en el macizo con el objeto de estimar su permeabilidad.  Los parámetros de la prueba: presión, caudal, tiempo, etc., quedan registrados en un ordenador de obra. La presión de bombeo se mide en la misma cámara de bombeo, a través de un sensor de presión. El sensor de presión se introduce dentro de la perforación a la profundidad requerida.  Terminado el día, los datos de los ensayos se vuelcan en un ordenador, facilitando el análisis y estudio estadístico de los resultados.

Equipos Empleados

KELLER CIMENTACIONES S.L.U., dispone de equipos para perforar tanto a destroza como con recuperación de testigo.

La operación puede realizarse desde el exterior o el interior de una galería y con diámetros desde 2 hasta 4 pulgadas. Nuestro personal está formado para instalar cabezales y piezómetros.

Nuestros procesos están acreditados por la norma ISO 9001.

Posteriormente al tratamiento de la cimentación se ejecutan el drenaje y la piezometría del cimiento.  Estas actividades controlan la bonanza del tratamiento: el drenaje recoge, encamina y facilita el aforo del caudal que se filtra por la pantalla de impermeabilización, y la piezometría mide la subpresión que este caudal ejerce en la presa o en el macizo.

Tratamientos en Presas > Drenaje y Piezometría